Desde los comienzos hasta la actualidad.

     

¿Nuestro secreto? El trato personal, cercano, de tú a tú, la honestidad y el amor al trabajo. Todas éstas cosas son a las que, aún hoy, el propietario más antiguo del grupo, Georg Nolte da un gran valor. Ésta experiencia se la transmitió su abuelo gracias a su andadura profesional. También se llamaba Georg y estuvo desde 1923 fabricando discos de pulido en Rheda-Wiedenbrück. En 1932 adquirió la fábrica de muebles Westfälische Möbelfabrik de Delbrück. Se ponía la primera piedra de una de las mayores dinastías de muebles.

1Z0-506

Konrad, su hijo mayor había heredado el espíritu empresarial de su padre. Como el «Henry Ford de la industria del mueble» introdujo a finales de los años 40 la producción en serie y revolucionó con ello el sector. El valor del cambio y la fuerza innovadora son todavía hoy algunas de nuestras fortalezas. En 1955, Konrad Nolte fundó la fábrica de muebles en Germersheim y en 1958 llegó la empresa Nolte Cocinas.

1Z0-519

Tras la reunificación alemana, la protección del medio ambiente se convirtió en un tema cada vez más importante, lo que llevó a optimizaciones en los métodos de producción. Hemos desechado los materiales perjudiciales para el entorno en nuestra fabricación convirtiéndonos así en los ganadores del prestigioso sello de calidad DTM, el ‘Golden M’, en 1994.

Todo comenzó en un local de alquiler. Entonces eran 60 trabajadores. Hoy somos el fabricante de cocinas y muebles más grande de Alemania compuesto por 5 marcas, con cerca de 3.000 empleados y una red de filiales y distribuidores por todo el mundo.

Hoy la empresa sigue perteneciendo a la familia Nolte. Mientras crece la quinta generación, nos mantenemos fieles a los principios institucionales. Ésto nos ayudará a garantizar un futuro. Nos sentimos responsables de nuestros trabajadores, del medio ambiente y de nuestra sociedad y siempre tenemos todo ésto en mente. Además, nos mantenemos fieles a nuestra sede en Alemania.